Buenos tratamientos y mantener la salud bucodental es gran parte de éxito para tener una sonrisa bonita. Eliminar hábitos que ensucian y deterioran el esmalte es otro de los pasos que nos lleva a tener una dentadura ideal para lucir sin recato.
Unos dientes alineados y nivelados, un bonito arco de la sonrisa, unas proporciones y tamaños dentarios correctos, así como unos dientes blancos que reflejen un brillo natural, son definitivamente los ingredientes básicos para una sonrisa perfecta, según lo determinan los odontólogos de la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia (AESOR).
UNA BUENA SONRISA POTENCIA LA AUTOESTIMA.
La sonrisa se puede considerar un  potenciador de la autoestima y la ortodoncia la especialidad clave en la consecución de una buena salud bucodental.
La boca es fuente de salud pero, según los ortodoncistas, es el primer eslabón de una cadena de enfermedades que podrían evitarse incrementando el grado de concienciación sobre la importancia de la salud bucal.
Una bonita sonrisa es un elemento clave para dar armonía al rostro y mostrar nuestro lado más amable, sacarle partido de una manera saludable es el objetivo.
PREVENCIÓN TEMPRANA.
El mal alineamiento y encaje de los dientes llega a originar problemas en la mordida, las encías, la articulación temporomandibular, el desarrollo del habla, la deglución o el aspecto facial.
Por estos motivos, se recomienda la prevención temprana en niños además de cepillarse los dientes tres veces al día, algo “básico para conseguir una perfecta higiene bucal”, debe reemplazarse el cepillo cada 3 meses o antes, sobre todo si vemos que las cerdas están dobladas.
ALIMENTOS SALUDABLES.
Los alimentos tienen una gran influencia sobre la salud dental, se recomienda consumir zanahorias, manzanas o apio, ya que estos contienen una cantidad de agua lo suficientemente alta como para estimular las glándulas salivares y diluir los azucares. Los cítricos también son importantes ya que contienen vitamina C, que funciona como “antibacteriano”.
Otra de las frutas que pueden ayudar a aclarar el blanco de los dientes son las fresas, ya que son portadoras de ácido málico, un potente agente blanqueador.
El abuso de bebidas como el café y el té pueden afectar al esmalte dental y oscurecerlo. Además, hay que evitar la ingesta de alcohol y tabaco que pueden manchar el esmalte”.
Las verduras de hojas verdes requieren mucha masticación, lo que estimula la secreción de saliva, rica en compuestos antibacterianos.
El agua ayuda a arrastrar y eliminar los restos de azúcar, bacterias y otras sustancias agresivas para la dentadura, la leche, es esencial por su alto contenido en calcio, fósforo, vitaminas A, D y B.