Odontología general

Es la parte de la odontología que nos permite curar las caries en todas sus fases, desde la menor a la mayor destrucción de tejido dentario. Es lo que popularmente conocemos como los empastes. Se encarga de conservar los dientes funcionales eliminando la menor cantidad de tejido dental sano, ya que ninguna prótesis (ni tampoco los implantes dentales) puede mejorar la funcionalidad de los dientes naturales.

¿Qué es la caries?

La caries es un proceso infeccioso que avanza rápidamente desde el esmalte del diente y produce la desintegración del mismo así como de la dentina. La zona afectada adopta un tono oscuro y, finalmente se produce una excavación. La caries no se cura espontáneamente, sino que da lugar a una destrucción progresiva e irreversible del diente y a infecciones de los tejidos de alrededor.

Los síntomas dependen de lo avanzada que esté la lesión y son:
-fisura en el esmalte y en la dentina.
-mancha oscura o blanca en los dientes.
-sensibilidad al calor, frío o a los dulces.
-dolor.
-inflamación y supuración de pus.

Los cuatro grandes factores involucrados en la aparición de la caries son: el huésped (el paciente), la dieta, los microorganismos y el tiempo de interrelación de todos ellos.
Tratamiento de la caries

Las caries pequeñas, tratadas a tiempo, no representan ningún peligro para la salud. Pero la inflamación generalizada de los dientes puede comportar un grave riesgo para la misma. Los focos dentarios son un riesgo de diseminación a distancia de la infección pudiendo ser origen de cardiopatías, alteraciones renales o fiebre reumática.
Para su tratamiento debemos eliminar la caries limpiando todo el tejido infectado rellenándolo de distintos materiales (amalgama, composite…).