Odontopediatría

Los primeros dientes de leche o temporales suelen erupcionar sobre los 6 meses de vida y los últimos dientes temporales erupcionan sobre los 2 años y medio.

Los primeros dientes permanentes en erupcionar son los incisivos, que sustituyen a sus homólogos temporales a partir de los 6 años. Además, sobre la misma edad erupcionan los primeros molares, pero estos no sustituyen a ningún diente temporal. Después del primer recambio dentario, se produce una fase de descanso y, normalmente, desde los 9 a los 12 años hacen erupción todo el resto de dientes permanentes (caninos, premolares y segundos molares), salvo, por supuesto, los terceros molares (cordales o muelas del juicio) que erupcionan tardíamente y con mucha variación de edad entre los pacientes.

La diferencia entre los dientes temporales y los permanentes es que estos últimos están diseñados para durar muchos años. Participan activamente en la masticación, por lo que son dientes (en general) más grandes, más fuertes y menos blancos que los temporales.

¿Se deben tratar las caries en los dientes temporales?

Sí, las caries en los dientes temporales deben tratarse siempre, a no ser que el diente esté a punto de reemplazarse. La razón de tratar estas caries es evitar focos de infección que pudiesen afectar a otros dientes o al diente definitivo que va a sustituir al temporal. También es importante tratar las caries para evitar pérdidas prematuras de dientes temporales que pueden originar una falta de espacio para los dientes permanentes.

¿A qué edad se debe empezar a llevar a un niño al dentista?

Lo recomendable es iniciar los cuidados dentales a partir del año de vida, aunque sólo sea para obtener información sobre cómo evitar la aparición de caries en el futuro (instrucciones de higiene, dieta, etc) ya que la caries es la enfermedad crónica infantil más común en España.

¿Usar el chupete es malo para los dientes?

El chupete permite al niño reducir la ansiedad y el dolor durante la erupción de los dientes pero no debe permitirse su uso a partir de los 3 años. Hasta esa edad los daños en la dentición son reversibles, pero si el uso del chupete continúa en el tiempo puede producir problemas de oclusión muy difíciles de corregir.